Nacemos… o nos hacemos diseñadores.

el

Con el diseño gráfico, al igual que en muchas otras disciplinas, todo se resume a la pregunta que nos hacían las abuelas: ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?.

Basada meramente en mi experiencia, desde mi niñez y mi paso por la universidad y ahora en la vida laboral, yo podría afirmar que nací diseñadora. Este artículo podrá interpretarse mas como una entrada de mi diario personal, pero la conclusión depende de la siguiente explicación.
Como he mencionado en otros artículos, es muy común que se diga que todos los que nos dedicamos a la comunicación gráfica, tenemos en común el buen gusto, desafortunadamente este termino es en exceso subjetivo. Desde niña me fascinaba crear, siempre quise una casa de muñecas y jamás me compraron una, así que yo misma fabrique una de papel en la que mis muñecas regulares no cabían, así que tuve que hacer mis propias muñecas y ropa para esas muñecas, ya más grande en la secundaria me encantaba participar de los periódicos murales y apenas pude me uni al proyecto de la gaceta semanal donde me encargaba del diseño y acomodo de los artículos que otros alumnos escribían.
Siguiendo así en la línea de tiempo, en la preparatoria siempre destaque mas en los talleres artísticos en comparación con lis clases regulares.
Y así llego el momento de elegir la actividad que realizaría por el resto de mi vida y que me daría donde comer y donde vivir, decidirme no fue fácil, porque aun en la actualidad se tiene el falso concepto de que los diseñadores solo hacemos “dibujitos” así que saber dibujar es una parte clave, razón por la cual a pesar de que muy dentro de mi sabia que lo que quería era diseñar, temía fracasar porque no sabía dibujar.
Finalmente eso no me detuvo, pero claro tuve que lidiar con clases como “técnicas de representación gráfica”, “dibujo anatómico”, “dibujo técnico”, “ilustración publicitaria” entre varias otras, y ahí descubrí que si lo traes lo traes, cada uno de  mis profesores desarrollaron n mi habilidades que ni so misma sabe que tenia, la resida es que al educar mis ojos, mis manos hicieron lo propio, si bien no soy una experta dibujante y e por eso que no soy ilustradora, pero ahora el dibujo no me limita.
Como decía al principio, todos esta historia tiene un fin, y es responder a la pregunta del título de este post, desde mi punto de vista, los que nos decíamos al mundo de la creatividad, nacemos con ciertas habilidades y gustos, pero está en nosotros el desarrollarlas, crecerlas y ejercerlas. En mi caso todo esto se ha dado través de cursos, talleres, diplomados, libros, tutoriales, y muchas muchas horas viendo infinidad de contenido gráfico que no solo me inspira, si no que además me cultiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .