El diseño gráfico vs. la opinión de mi abuelita.

Este es uno de los títulos más extraños que podrías imaginar para un post, sin embargo es una frase que se vuelve absurdamente graciosa en el contexto en el que la inspiración para este articulo surgió.

Como diseñadores, somos juzgones, es nuestra naturaleza, pero como he mencionado en otras entradas, una característica que todos los diseñadores deberíamos tener y no todos la tienen es la empatía. 

Soy miembro de muchos grupos de diseñadores en Facebook y el común denominador es la crítica destructiva y mal fundamentada.

Admito que algunos «diseñadores» comparten su trabajo y es tremendamente MALO, pero no disfruto de insultarlos, es más, en mi vida he trabajado como Directora de Arte y he juzgado portafolios y admito , que he contratado a gente muy buena, pero también he contratado a  «diseñadores» sin talento, ¿la razón? El presupuesto de contratación no siempre es el óptimo y debes elegir «al menos peor», además soy optimista al pensar que son diamantes en bruto que yo puedo pulir.

Sin embargo la realidad es que hay personas cuyo verdadero potencial no se desarrolla y no porque no pueden, si no porque no quieren. 

La teoría a los diseñadores suele no gustarles mucho y por eso trato de digerir toda esa información y resumirla en breves artículos para mi blog. Lo veo como una pequeña forma de aportar a la educación de nuevos, futuros o actuales diseñadores. Menciono esto como nota al pie de la motivación de cada artículo (incluido este y lo que a continuación voy a relatar) y cabe mencionar que ninguna entrada de mi blog es improvisada, antes y durante la creación de cada una de ellas me tomo la molestia de investigar, leer, comparar, etc.

Volviendo al punto de «la abuelita», hace poco conversaba con una persona y me sorprendió el nivel de negación al que se puede llegar, y me di cuenta que esa venda en los ojos es la que mantiene a nuestra profesión mal pagada, amigos diseñadores si no mejoramos nuestros conocimientos, no pretendamos que mejoren nuestras ganancias.

En artículos pasados he explicado diferencias importantes en el diseño como:

Diferencias entre tipografía, caligrafía y letrering (dejemos la ignorancia en el closet y aprendamos cosas nuevas, estos tres conceptos NO SON LO MISMO). Diferencias entre UX y UI ( ¡exacto! Tampoco son la misma cosa). Y diferencias entre un profesional y el sobrino de mi amigo que esta estudiando diseño gráfico.

¿Por qué tomarme la molestia de escribir al respecto?

Bueno quiero evitar que la gente y sobre todo «diseñadores» vayan por ahí como críticos «profesionales» argumentando que el diseño o creatividad de alguien esta mal, porque juran que su abuelita, o su sobrino el que estudia diseño no lo hacen así… y sí esto es una historia real y pienso «… mmm  ¿y tu abuelita quién es?» No se quizá si fuera Jessica Walsh o Martina Flor o alguna otra grande del diseño, no se, Martha Cerdà Alimbau, Lauren Hom, o alguien así yo diría «bueno tiene un punto»… pero…no.

Después meditando en mi «error» pensé a lo mejor la abuelita es Ellen Lupton, gran teórica del diseño que ha escrito sobre las diferencias antes mencionadas en sus libros  Thinking with type y Type on screen (admito ser una super ñoña adicta a los libros que compra sin control en Amazon pero COMPRO Y LEO, no compro libros para almacenarlos eso se los juro).

¿A dónde quiero llegar con esto?

Bueno si tu naturaleza es llegar a un restaurant y criticar el diseño de menú, cuestiónate antes: si en verdad te sientes y eres tan superior ¿por qué nadie te contrata a ti para diseñar menús de restaurantes?

En otras palabras, entiendo la necesidad de crítica y observación de algunos «colegas», pero si lo van a hacer: HAGANLO BIEN, estudien, lean, prepárense académicamente y después de eso, salgan al mundo a demostrar con sus opiniones BIEN FUNDAMENTADAS (abuelitas, primos y amigos de respaldo no cuentan) que en efecto ustedes podrían hacerlo mejor y de ser posible no sólo digan: HAGAN.

Y si no me creen, la próxima vez, que vean a alguien criticando, revisen su Behance, Instagram, Dribbble, Facebook o cualquier otra plataforma donde el «diseñador» comparta su trabajo y podrán notar que el que critica es porque no puede, quien critica generalmente es muy malo en su trabajo, porque quien es bueno en su trabajo esta dedicado a el y no a señalar supuestas fallas.

Seamos mejores diseñadores y si lo que prefieres es ser crítico, es válido, ahí tienes a grandes críticos del arte que viven de eso (claro está que ellos leen y se preparan): Rosalind E. Krauss, Irmgard Emmelhainz, Yve-Alain Bois, Helena Chávez Mac Gregor, Benjamin H. D. Buchloh, etc.

Dicho lo anterior les regalo esta infografía inspirada en todos aquellos que tienen algo que decir:

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.