Koons y Duchamp: crónica de una sociedad adicta a las selfies

existe una gran coincidencia entre el arte de los grandes maestros y el arte actual, y eso es que ambos retratan a las personas en la forma que NO son, para enaltecer su autoestima o para ser incluidos en los convenios sociales, que establecen las reglas de la estética y la belleza inalcanzable de nuestros propios reflejos, por enredado que suene esto, es la realidad, en el arte antiguo muchos reyes tenían a sus propios pintores de la corona, para que estos los pintaran no a su imagen y semejanza, si no ala imagen y semejanza de los estándares de belleza de cada época.