Arte antes de desayunar, técnicas para mejorar la creatividad

Como diseñadores gráficos, distraer nuestra mente en actividades creativas alejadas de nuestro trabajo profesional diario, nos ayuda a ejercitar nuestros “músculos creativos” y además al relajar nuestra mente en actividades creativas de placer personal, nos mantiene más alertas y ágiles al momento de resolver problemas gráficos de nuestro día a día.

Nacemos… o nos hacemos diseñadores.

Con el diseño gráfico, al igual que en muchas otras disciplinas, todo se resume a la pregunta que nos hacían las abuelas: ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?