Diseño gráfico ¿para qué?

Yo decidí ser diseñadora a los 14 años y mi padre dijo un  rotundo «¡NO!… no puedes ser diseñadora ellos se mueren de hambre» y bueno, no presumo de riquezas pero muerta de hambre no estoy.